Strona główna Język hiszpański Subjuntivo I: expresiones de deseo (nivel B1)

    Subjuntivo I: expresiones de deseo (nivel B1)

    379
    0

    MIS MAYORES DESEOS

    “Pide un deseo”, “te concedo tres deseos”, “el pozo de los deseos”,… existen muchas expresiones en español que hablan de los deseos.

    ¿Y qué son realmente los deseos?
    Generalmente los deseos son situaciones o emociones, positivas y negativas, que nosotros queremos que obtengan otras personas o cosas.

    Y todo el tiempo estamos pidiendo deseos. Claro, es gratis, y muchas veces pedimos deseos que sabemos que son imposibles o muy poco probable que se produzcan.

    Los deseos los podemos pedir a infinidad de seres: pedimos a Dios, pedimos al ángel de la guarda o a un ser querido que ya no está entre nosotros, pedimos a quien quiera que esté allí arriba, pedimos a las fuerzas del universo, pedimos al genio de la lámpara, pedimos a una vela encendida colocada en una tarta de cumpleaños y pedimos a un pozo o fuente mientras lanzamos una moneda de 5 céntimos (podemos decir que para pedir este deseo tenemos que pagar).

    ¿Y qué deseamos? Deseamos que nuestros familiares tengan mucha salud, que encontremos a nuestra media naranja, que nuestro compañero o compañera de trabajo que nos cae mal sea despedido o despedida, que el semáforo se ponga pronto verde y lleguemos a tiempo a nuestra reunión, que nos toque la lotería, que nuestros hijos no se comporten tan mal, que haya paz en el mundo… en fin, deseamos que todo a nuestro alrededor sea como nosotros queremos.

    Por ejemplo yo, deseo por fin mudarme a España con mi familia, a un pueblecito cerca de la costa. Deseo que allí construyamos una casita con jardín y vistas al mar. Deseo que mi escuela se haga cada vez más grande, más prestigiosa y que mis estudiantes estén más satisfechos con las clases de español. También deseo que mi familia y yo gocemos de buena salud y que no suframos problemas económicos.

    Claro, la mayoría de mis deseos son materiales, pero además tengo el deseo de sentirme feliz en cada momento y disfrutar de la vida.

    Pero no todos los deseos se formulan con la frase “Deseo que…”, sino que hay otras muchas formas de expresar lo que deseamos para los demás y para nosotros mismos. No solo deseamos, sino que queremos, preferimos, pedimos, rogamos e incluso usamos la expresión venida del árabe ojalá, que significa “lo que dios quiera”. Cada una de estas frases implican una misma situación: la expresión de deseo.

    ¿Y los deseos se cuentan? ¡Sí! ¡No! ¡Quién sabe! ¿Es posible que el éxito o no de que se cumpla un deseo esté condicionado a contarlo públicamente? No soy supersticiosa, así que diría que no. Por eso pienso que cada uno puede hacer como se sienta mejor.

    En conclusión, aunque a veces pedimos deseos inalcanzables, éstos afortunadamente son gratis y no perdemos nada por desear. Y en ocasiones incluso estos deseos o peticiones se cumplen, así que no dejemos de pedir deseos porque los deseos pueden hacerse realidad.

    ¡EXTRA! ¡Hemos preparado para ti una infografía del subjuntivo!