Strona główna Kultura i zwyczaje El niño de las pinturas: arte callejero en Granada (nivel intermedio)

    El niño de las pinturas: arte callejero en Granada (nivel intermedio)

    6353
    0

    Podemos ver grafitis en las calles de todas las ciudades del mundo. Unos grafitis son simples dibujos que no transmiten nada (muchas veces son dibujos obscenos que irritan al dueño de la pared), otros son declaraciones de amor, otros son frases a modo de protesta contra las injusticias del país y del mundo… y otros son verdaderas obras de arte.

    Muchos de nosotros hemos oído hablar alguna vez del famoso artista grafitero Banksy; este chico británico llena las calles de Londres con sus grafitis reivindicativos. Son tan famosos que apuesto a que muchos de vosotros habéis visto al menos uno. Por ejemplo, éste:

    Mi alumno Daniel, amante del arte que ahora está en Londres de visita, me contó ayer algo muy interesante de este artista:

    “Es muy curioso que lo que hace Banksy (pintar en las paredes) es considerado un acto ilegal. Por eso, cuando aparece un nuevo grafiti de Banksy en la calle, a los pocos días el Ayuntamiento lo limpia. Esto provoca que cada vez que crea una nueva obra, los amantes de sus grafitis acudan rápidamente a admirarla y fotografiarla antes de que la eliminen”.

    Sin embargo, muchos grafiteros se inspiraron en el neoyorquino Jean-Michael Basquiat. Basquiat fue un joven artista perteneciente al movimiento New Wave de los años 80 que, entre otras cosas, pintaba grafitis por las calles de la Gran Manzana.

    Desgraciadamente murió joven, pero dejó en las siguientes generaciones de artista un gran legado.

    Daniel mencionó:

    “En sus comienzos, Basquiat, que era tan sólo un joven admirador de Andy Warhol, se lo encontró un día en una cafetería y le mostró una de sus obras: una postal pintada a mano. A Warhol le gustó tanto su pintura que se la compró por 1$. Desde ese momento se hicieron amigos”.

     

    El niño de las pinturas, una gran promesa del grafiti

    Pero a quien posiblemente no conocéis, pero si habéis estado en Granada os habéis topado con alguno de sus grafitis, es al Niño de las pinturas

    Su nombre real es Raúl Ruiz (1977),  pero pocos lo conocen así. Vive en el barrio del Realejo en Granada, localizada en el sur de España.

    Desde muy joven ya mostraba su talento con dibujos llenos de color y significado. Representante del arte humanista, sus grafitis están inspirados en la caligrafía árabe, el cómic y la animación.

    Raúl es un chico humilde, sencillo y noble que presume de un gran talento para la pintura.

    ¿Cómo se prepara para pintar los murales?

    Antes de empezar a pintar un grafiti, prepara el boceto en casa y busca el muro ideal para ese boceto. Raúl no elige cualquier muro. Puede tardar días o semanas observando cómo cae la luz en la pared, cómo la ilumina la farola en la noche, el estado mismo de la pared… y es entonces cuando empieza a pintar escogiendo con cuidado los colores que va a utilizar.

    Raúl cuenta que al principio no prestaba especial atención a la caligrafía de sus frases, hasta que un día conoció a un calígrafo árabe llamado Omar y éste le enseñó a escribir usando una caligrafía especial.

     

    “…Tenemos que comprender que la escritura y la caligrafía son cosas importantes para la humanidad. Es posible que nunca jamás haya existido tanta gente que esté creando tipografía y que esté estudiando la forma de hacer letras y que esté dándole tantas vueltas a lo que es la letra, como ahora, gracias a grafiti.”

     

    Al igual que con Banksy, el Niño de las pinturas no tiene permiso para pintar en el área pública, así que pasado un tiempo sus obras son eliminadas. Sin embargo, en algunas zonas de la ciudad pueden pasar años antes de que limpien las paredes, al igual que algunos de sus grafitis se conservan hasta hoy, como el que pintó en honor al famoso guitarrista Paco de Lucía en el barrio del Almanjáyar.

     

    Viaje a Nueva York

    En su barrio, ha inspirado a muchos otros grafiteros jóvenes que aprenden de sus obras y algunos de ellos incluso se ayudan a pintar. Junto a un grupo de jóvenes promesas del grafiteo, viajó a Nueva York y pintó algunos muros en el barrio de ChinaTown. Uno de los grafitis es el gran escritor y poeta Federico García Lorca. Habían acordado que su obra estuviera expuesta allí 3 años antes de eliminarla.

    Sin duda, el Niño de las pinturas es un gran artista, es una pena que el arte del grafiti todavía se considere un acto vandálico. Tengo la esperanza de que algún día reconozcan a Raúl y Banksy como verdaderos artistas.

     

    ¿Y en Polonia, qué artista del grafiti conoces?